ACEITES USADOS INDUSTRIALES

Según la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados los aceites usados son todos los aceites minerales o sintéticos industriales o de lubricación que hayan dejado de ser aptos para el uso originalmente previsto como los aceites usados de motores de combustión y los aceites de cajas de cambios, los aceites lubricantes, los aceites para turbinas y los aceites hidráulicos.

Por su parte, la gestión de los aceites usados se regula por el Real Decreto 679/2006, de 2 de junio, por el que se regula la gestión de los aceites industriales usados modificado por la Orden ARM/795/2011, de 31 de marzo, por la que se modifica el Anexo III del Real Decreto 679/2006.

Es muy importante llevar a cabo una correcta gestión de los aceites usados ya que su vertido en el suelo supone un riesgo para el medio natural, afectando tanto al medio edáfico como a las aguas superficiales y subterráneas. Asimismo, los componentes hidrocarbonatos que contienen los aceites usados no son fácilmente biodegradables y cubren el terreno de una película impermeable que impide el desarrollo de la actividad biológica y química del suelo.

Los aceites usados deben ser recogidos por gestores autorizados y en función de su composición y características destinarse a las plantas de tratamiento adecuadas. Cuando el aceite usado es retirado de los puntos de generación se envía a los centros de almacenamiento temporal en los que se realizan los análisis necesarios para determinar su composición y así determinar su destino final. Tras el análisis, el aceite usado es trasladado a los distintos tipos de instalaciones o plantas de tratamiento (regeneración o valorización energética) donde es tratado para convertirlo en fuente de materias primas para la fabricación de nuevos productos o la obtención de energía.

En España disponemos del Sistema de gestión de aceites industriales usados (SIGAUS).