Como su propio nombre indica, una cámara anecoica es un recinto o espacio confinado diseñado para simular condiciones de campo libre, o lo que es lo mismo, un volumen caracterizado por la ausencia de reflexiones acústicas (ecos).

¿Y para qué sirve? Su uso más común, en el mundo de la acústica y radiofrecuencia, es la realización de medidas de potencia de radiación, respuesta en frecuencia o patrones de directividad. Así, se puede determinar el nivel de potencia acústica radiado por una lavadora al centrifugar, la respuesta de un altavoz o la sensibilidad de una antena a las ondas que le llegan con un determinado ángulo.

Partiendo de su utilidad más básica, encontramos usos de lo más variado que difícilmente podíamos imaginar.

1.- Investigaciones militares: el ámbito militar es uno de los motores de la investigación científica y la acústica no es una excepción. Así, se emplean cámaras anecoicas para el desarrollo de blindajes de tanques invisibles a los radares, o para desarrollar los sistemas de seguimiento de objetivos en misiles.

2.- Entrenamiento militar: el oído humano necesita de las reflexiones (el eco) para el equilibrio. El silencio total provoca tensión en el cerebro, y el oído hace todo lo posible para encontrar algo que escuchar. Por eso, en las llamadas Black Rooms o cámaras anecoicas a oscuras, a medida que pasa el tiempo los soldados comienzan a oír el latido del corazón a un volumen muy fuerte, y su mente empieza a perder el control haciendo que alucinen…

3.- Auralización: la auralización es un sistema que intenta reproducir las condiciones acústicas de una sala de conciertos. Se intenta simular, con el máximo de precisión, el campo sonoro de una sala para escuchar sus cualidades y sus defectos.

4.- Certificaciones ambientales: la UE exige que los vehículos a motor cumplan unos requisitos de emisiones ambientales. Uno de ellos es la emisión sonora en parada o el ruido de paso del motor. Las Pass-By Chambers se emplean en este caso para, con un array de micrófonos a los que se suma un retardo, simular el ruido de paso del vehículo sin necesidad de practicar mediciones en circuitos de prueba reales.

5.- Moda: el proyecto de moda The Sound of Clothes intentó registrar minuciosamente los sonidos más exactos producidos por vestidos con diferentes materiales. Se grabó a una modelo moviéndose con los vestidos dentro de una cámara anecoica.

Para saber más sobre cámaras anecoicas, matricúlate en el Curso de Especialista en Acústica para el Control de Ruido de la Escuela de Ingeniería y Medio Ambiente. Si estas interesado en este curso, ponte en contacto con nosotros a través de info@eimaformacion.com o llámanos al 911 302 085.