EL CAMINITO DEL REY

Este recorrido está construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, en el Chorro (Málaga) en la parte occidental de la Cordillera Bética.

A continuación vamos a hablar de una de las sendas más espectaculares desde el punto de vista de ingeniería y paisajístico de España, ‘El Caminito del Rey’. Este recorrido está construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, en el Chorro (Málaga) en la parte occidental de la Cordillera Bética. Una ruta para aquellos aventureros que deseen pasear por las distintas pasarelas a diferentes alturas, estrechez del sendero y  un puente colgante a 105 metros de altura. ¡No apto para para aquellos que tengan vértigo!

Situación geográfica

El desfiladero de los Gaitanes, está situado en la parte occidental de la Cordillera Bética, formado por paredes con más 300 metros de altura, el encajamiento del rio Guadalhorce y la estratificación en vertical de las calizas se han convertido en un asombroso paisaje malagueño, donde poder disfrutar de una actividad de turismo activo desarrollándose en este medio natural.

Historia. ¿Por qué se creó?

Las obras comenzaron a desarrollarse a principios del siglo XX, entre 1901 y 1905 ya que La Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, propietaria del Salto del Gaitanejo y del Salto del Chorro, necesitaba una senda para comunicar ambos saltos de agua y así facilitar el paso de los trabajadores de mantenimiento y transporte de los materiales. En 1921 el rey Alfonso XIII visitó esta ruta, y de ahí su nombre, la gente comenzó a llamarlo el ‘Caminito del Rey’. En la construcción, participaron marineros malagueños habituados a colgarse de cuerdas y presos condenados a muerte que pretendían que se les indultara de sus hechos.

El deterioro

Con el paso del tiempo, el poco o nulo mantenimiento de y la acción de la naturaleza comenzaron a crear un deterioro en la estructura y se produjo la desaparición de parte del camino, quedando a la vista las vigas utilizadas en la construcción. A pesar de esto, era el escenario perfecto para aquellos que les apasiona los deportes de riesgo, ya que a pesar de las condiciones tan lamentables y peligrosas seguían realizando esta ruta arriesgando sus vidas. Hubo muertes en este periodo de deterioro por eso mismo comenzó una etapa de recuperación del sendero.

Las obras de recuperación o restauración.

La diputación de Málaga y los tres Ayuntamientos cuyos términos municipales transcurre el camino (Álora, Antequera y Ardales), la Junta de Andalucía y varios Ministerios decidieron comenzar con una restauración del sendero para asegurarlo y llevar a cabo una actividad de turismo natural para así devolver parte de la historia a los pueblos de alrededor.

Las obras fueron llevadas a cabo por alpinistas profesionales en trabajos verticales, espeleólogos y los materiales fueron retirados por helicóptero. Entre las obras de restauración destaca el suelo de madera con un ancho de metro y medio, la pasarela protegida con barandilla, en el puente colgante que era de piedra ahora es de acero y puede verse el fondo del desfiladero y por último la construcción de un mirador, en el cual podrás divisar el bonito paisaje.

Desde el 2015 se puede disfrutar de esta atracción natural abierta para todos aquellos aventureros/as.