CLASIFICACIÓN DE LOS RESIDUOS

La necesidad de gestionar los residuos que nos rodean se hace cada vez más importante en el mundo. Para poder hacer una buena gestión de estos, es necesario saber las clasificaciones existentes por las que se regulan los residuos.

La necesidad de gestionar los residuos que nos rodean se hace cada vez más importante en el mundo. Para poder hacer una buena gestión de estos, es necesario saber las clasificaciones existentes por las que se regulan los residuos.A continuación te contamos las diferentes clasificaciones que se pueden hacer:

Según su estado físico:

  • Residuos Sólidos. Un ejemplo de ellos son las basuras urbanas o residuos forestales.

  • Residuos Líquidos. Las aguas residuales urbanas e industriales o los purines ganaderos son un ejemplo de este tipo de residuos.

  • Residuos Gaseosos. Por ejemplo las emisiones de los coches, los gases de las centrales térmicas, etc.

Según su origen:

  • Residuos Sólidos Urbanos (RSU’s). Se designa así a las basuras generadas en ciudades procedentes de actividad doméstica, oficinas y actividad comercial.

  • Residuos Industriales. Todos los generados por actividades calificadas como industriales con independencia de que se desarrollaran en zonas urbanas o no.

  • Residuos de Construcción y Demolición (RCD’s). Aquellos residuos generados en cualquier obra de construcción o demolición.

  • Residuos Mineros. Los generados en extracciones y concentración de minerales, tanto a cielo abierto como en explotaciones subterráneas.

  • Residuos Radiactivos. Son cualquier residuo generado en cualquier fase de proceso nuclear.

  • Residuos Sanitarios. Producidos por actividades sanitarias o veterinarias. Pueden ser de tres tipos en función de su composición: asimilables a urbanos, sanitarios no específicos, bioinfecciosos y citotóxicos.

  • Residuos Agropecuarios y Forestales. Generalmente son residuos orgánicos y poco peligrosos.

Según su peligrosidad:

  • Residuos no peligrosos. Son aquellos residuos que no presentar peligrosidad.

  • Residuos peligrosos. Son aquellos residuos que tienen propiedades intrínsecas que presentan riesgos para la salud y el medio ambiente.

Según su gestión:

  • Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE’s). Regulados por el Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

  • Envases. Todo producto fabricado con materiales de cualquier naturaleza y que se utilice para contener, proteger, manipular, distribuir y presentar mercancías, desde materias primas hasta artículos acabados, en cualquier fase de la cadena de fabricación, distribución y consumo. Se consideran también envases todos los artículos desechables utilizados con este mismo fin.

    La gestión de estos residuos se regula mediante la Ley 11/1997, de 24 de abril, de envases y residuos de envases y su reglamento de desarrollo aprobado mediante el Real Decreto 782/1998 y sus correspondientes modificaciones y a través de una serie de órdenes ministeriales que completan su desarrollo.

    Asimismo, cabe destacar que los residuos de envases de productos fitosanitarios se regulan a través del Real Decreto 1416/2001.

  • Neumáticos Fuera de Uso (NFU). Son aquellos neumáticos que se han convertido en residuos, es decir, que su poseedor haya desechado o tenga la intención u obligación de desechar. La gestión de estos se regula por el Real Decreto 1619/2005, de 30 de diciembre, sobre la gestión de los neumáticos fuera de uso.

  • Vehículos al Final de su Vida Útil (VFU). Son aquellos vehículos que se han convertido en residuos y siempre que se entreguen a un centro autorizado de tratamiento de vehículos (CATV) y éste expida un certificado de destrucción.

    Este tipo de residuo se rige por el Real Decreto 1383/2002, de 20 de diciembre, sobre la gestión de los vehículos al final de su vida útil.

  • Aceites industriales. Todos los aceites minerales o sintéticos industriales o de lubricación que hayan dejado de ser aptos para el uso originalmente previsto. La gestión de los aceites usados se regula por el Real Decreto 679/2006, modificado por la Orden ARM/795/2011.

  • Radiactivos. Regulados por Ley 25 / 1964 sobre energía nuclear.

  • Mineros. Regulados por el Real Decreto 975/2009, de 12 de junio, sobre gestión de los residuos de las industrias extractivas y de protección y rehabilitación del espacio afectado por actividades mineras.

  • Peligrosos. Se regula por la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, donde se define “residuo peligroso» como aquel que presenta una o varias características de peligrosidad enumeradas en su anexo III , modificado por el Reglamento 1357/2014, de 18 de diciembre por el que se modifica el anexo III de la Directiva 2008/98 /CE.

  • PCB. Los PCB o bifenilos policlorados (polychlorinated biphenyls) son una serie de compuestos organoclorados. La gestión de los PCB, se rige por una normativa específica a nivel europeo, la Directiva 96/59/CE  relativa a la eliminación de PCB y PCT, que se ha traspuesto al derecho interno español mediante el Real Decreto 1378/1999, de 27 de agosto, por el que se establecen medidas para la eliminación y gestión de los policlorobifenilos, policloroterfenilos y los aparatos que los contengan, modificado por el Real Decreto 228/2006.

  • Lodos de depuradora. Consisten en una mezcla de agua y sólidos separada del agua residual, como resultado de procesos naturales o artificiales.

  • Pilas y acumuladores. Las pilas y los acumuladores son dispositivos que permiten la obtención de energía eléctrica por transformación de la energía química. Se ven regulados por el Real Decreto 106/2008, de 1 de febrero, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos y el Real Decreto 943/2010, de 23 de julio, por el que se modifica el Real Decreto 106/2008.

  • Urbanos o municipales. Aquellos generados en domicilios particulares, comercios, oficinas o servicios, así como aquellos otros residuos que no siendo peligrosos tengan una naturaleza o composición que los haga asimilarse a los producidos en los anteriores actividades o lugares.

  • Residuos de construcción y demolición (RCD’s). Se puede catalogar el residuo dentro de los RCD´s siempre y cuando sean residuos pertenecientes a obras. Real Decreto 105/2008 de 1 de febrero, por el que se regula la producción y gestión de los residuos de construcción y demolición.

  • Residuos especiales. Son aquellos residuos que si bien no se suelen considerar estrictamente urbanos, requieren soluciones específicas de gestión en función de su propia peculiaridad”.

  • Residuos biosanitarios. Producidos por actividades sanitarias o veterinarias.