¿CÓMO RECUPERAR UN SUELO CONTAMINADO?

Aunque una práctica habitual cuando un suelo está contaminado es transportarlo al vertedero, hay ciertas técnicas que nos permiten recuperar este medio contaminado y evitar su total destrucción.

En general, cuando nos enfrentamos a un suelo contaminado, la práctica más habitual es aislar este medio y llevarlo, de forma segura, a un vertedero para su tratamiento. 

suelo

En la actualidad, gracias a los avances científicos, pueden tomarse otro tipo de medidas. Existe una amplia gama de tecnologías para recuperar un suelo contaminado dependiendo de la naturaleza del contaminante sin la necesidad de extraer el suelo ni de transportarlo.

La aplicación de una técnica u otra depende de las características que tenga el suelo y el contaminante, de la eficacia que esperemos de dicho tratamiento, de su viabilidad económica en una situación determinada y del tiempo estimado en el que se podrá realizar dicho tratamiento.

Las técnicas utilizadas se pueden separar en:

Técnicas de contención: son aquellas técnicas que aíslan el contaminante en cuestión sin actual directamente sobre él. Este tipo de técnicas utilizan barreras físicas que impiden que el contaminante se traslade de un lugar a otro.

Técnicas de confinamiento: este tipo de técnicas son capaces de ralentizar o impedir la movilidad del contaminante actuando directamente sobre él. En general, actúan sobre las propiedades fisicoquímicas del contaminante, modificando alguna propiedad.

Técnicas de descontaminación: están enfocadas a disminuir la concentración del contaminante presente en el suelo.

Según la forma en la que se apliquen dichas técnicas, podremos hablar de técnicas in situ o técnicas ex situ. Los tratamientos in situ se realizan en el mismo lugar donde ha ocurrido la contaminación. Los tratamiento ex situ pueden realizar de dos formas diferentes:

  • Si se requiere de una excavación del terreno pero el tratamiento se realiza en la misma localización donde ha surgido el incidente nos referimos a técnicas on-site.

  • Si el tratamiento del suelo debe realizar en una instalación externa, lo llamaremos tratamiento off-site.