LA ECUACIÓN RUSLE

En la actualidad, uno de los métodos más usados para identificar la pérdida de suelo en un lugar es mediante la aplicación de la Ecuación RUSLE. Te lo contamos en la siguiente entrada de blog.

En entradas anteriores, os explicamos que era la Ecuación USLE. En la actualidad, la ecuación USLE no se aplica debido a que los modelos de identificación de erosión han ido mejorando, dando paso a la aplicación de la Ecuación RUSLE.

Al igual que la Ecuación USLE, la RUSLE se compone de diferentes factores que afectan de una forma u otra a la determinación de la pérdida del suelo en un territorio. La ecuación, por tanto, se puede definir como:

A = R x K x LS x C x P

El factor A representa la pérdida diaria de suelo.

El factor R es la erosividad de la precipitación y escorrentía diaria.

El factor K es la erosividad del suelo diaria.

LS es un factor conjunto. La L es la longitud de la ladera y la S es la inclinación de la pendiente.

El factor C es la vegetación presente en la zona y el uso que se le dá (por ejemplo, si son cultivos).

Por último, el factor P son las prácticas de conservación del suelo.

Los tres primeros factores expresan la erosión máxima que puede encontrarse en esa zona y los factores C y P varían entre valores de 0 y 1, por lo que disminuirán o dejaran igual el resultado final.

La diferencia entre la USLE y la RUSLE es que la Ecuación RUSLE mide la perdida de suelo diaria, por lo que si queremos saber la erosión que se produce en un terreno en un periodo determinado, sólo tendremos que sumar todas las pérdidas de suelo diarias.

Además, en los últimos años, se ha conseguido aplicar esta ecuación a un programa informático, llamado Revised Universal Soil Loss Equation, versión 2.

También, pueden determinarse las pérdidas de erosión durante un tiempo determinado mediante la aplicación de GIS. Calculando los factores y creando un mapa de riesgo, podemos extraer de esta cartografía información muy util para aplicarla en EIA´s o EAE.