Una Especie Exótica Invasora (EEI), según la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, se define como “aquella que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”.

El mejillón cebra (Dreissena polymorpha) es una especie exótica invasora y se encuentra incluida en el Real Decreto 630/2013, de 2 de agosto, por el que se regula el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras. Además, existe una Estrategia Nacional para el Control del Mejillón Cebra en España, cuyo objetivo es definir las pautas y líneas prioritarias de actuación para abordar la lucha contra el mejillón cebra y los efectos que provoca.

Las principales características de esta especie son las siguientes:

  • Desarrollo y alimentación: es una especie que habita tanto aguas dulces como salobres de ríos, lagos y lagunas, fijándose mediante el biso a todo tipo de sustratos firmes. Se alimenta de plancton y materia orgánica en suspensión.

  • Impactos ecológicos: forma densas colonias y afecta gravemente a los ecosistemas acuáticos por el consumo de fitoplancton, altera el ciclo del fósforo, aumenta la claridad del agua, incrementa la deposición de materia orgánica reduciendo la concentración de oxígeno en el fondo, favorece el crecimiento de algas y bacterias nocivas, etc. Asimismo, desplaza a los bivalvos nativos, algunos en serio peligro de extinción.

  • Impactos económicos: coloniza tuberías, filtros, depósitos, captaciones de agua, turbinas, motores, etc.

  • La principal vía de entrada se produce por la introducción accidental a través de la navegación.

  • Los principales vectores de introducción se producen en aguas de lastre (larvas planctónicas) y adherido a cascos de embarcaciones (adultos), en equipamientos contaminados (botas, redes, etc.), en trasvases entre cuencas y en aguas para el transporte de peces exóticos.

Para evitar su proliferación, en las diferentes Confederaciones Hidrográficas se incluyen las actuaciones a tener en cuenta en una zona potencialmente contaminada por el mejillón cebra. Principalmente, se debe desinfectar, limpiar y secar la embarcación y todo el material que haya estado en contacto con el medio acuático, para cumplir con el Protocolo de Desinfección.

A continuación, se muestran las Confederaciones Hidrográficas donde existe la problemática del mejillón cebra (seleccionando cada una de ellas se pueden conocer las medidas que se llevan a cabo en este tema):