Una vez se ha analizado, comprendido y descrito el proyecto, y tras realizar un exhaustivo análisis del medio ambiente del ámbito donde se ubica el proyecto, se cuenta con las bases suficientes para comenzar a identificar y valorar los impactos que la realización del proyecto puede suponer sobre el medio.

Lo más habitual es que los proyectos puedan dividirse como máximo en 3 fases elementales:

  • Fase de construcción, o fase de obra o montaje.

  • Fase de explotación, o fase de funcionamiento.

  • Fase de desmantelamiento, o fase de demolición.

Para cada una de estas fases es preciso identificar las distintas acciones del proyecto susceptibles de generar impactos en el medio. Estas acciones deben estar perfectamente diferenciadas y determinadas en cuanto al momento en que se producen, la localización espacial, la magnitud y el período de la actividad o proyecto.

De este modo, para cada una de las fases se especificarán las acciones del proyecto, susceptibles de generar impactos y se analizarán para identificar los impactos potenciales, que posteriormente se caracterizarán y valorarán, de forma independiente y después de forma agregada para todas las alternativas previstas. Finalmente, se compararán las alternativas y se seleccionará la mejor desde el punto de vista ambiental.

 Esquema Impactos

Para todas aquellas personas que estén interesadas en este ámbito, desde la Escuela de Ingeniería y Medio Ambiente hemos desarrollado el curso de Especialista en Evaluación de Impacto Ambiental. Se trata de un programa formativo que ofrece a los alumnos los conocimientos y herramientas necesarios para abordar de forma profesional la Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos y actividades.

Si estas interesado en este curso, ponte en contacto con nosotros a través de info@eimaformacion.com o llámanos al 911 302 085.