IMPORTANCIA DE LA RESTAURACIÓN ECOLÓGICA FLUVIAL Y DE HUMEDALES

Agua, el recurso natural más importante para nuestra especie está en serio peligro.

Agua, el recurso natural más importante para nuestra especie está en serio peligro. Las actividades humanas como la agricultura o la minería generan una gran presión sobre los recursos hídricos de agua dulce el planeta. Estas actividades llevan asociada la canalización de los ríos o la desaparición de humedales que funcionan, especialmente en ecosistemas mediterráneos, como oasis y hot spots de biodiversidad.

La degradación de los ecosistemas acuáticos es un hecho y las alarmas se manifiestan a escala global: Ya han desaparecido decenas de lagos en todo el planeta y se prevé que para 2030 un 40% de las reservas de agua dulce del planeta desaparezcan con motivo del cambio climático. La recuperación de la funcionalidad de los ecosistemas de agua dulce para asegurar los ciclos biogeoquímicos es un tema urgente.

No obstante cuando revisamos cómo se lleva a cabo la recuperación de estos ecosistemas observamos que no se tiene en cuenta su complejidad. Los ríos y los humedales son sistemas complejos y dinámicos. En estos ecosistemas la heterogeneidad o la conectividad son procesos ecológicos clave que permiten la existencia de un gran número de especies y la provisión de servicios ecosistémicos como la capacidad de depuración del agua o la amortiguación de inundaciones o avenidas extraordinarias (cada vez más frecuentes en escenarios de cambio climático).

La Restauración Ecológica de estos ecosistemas permite recuperar su capacidad de aportar bienes y servicios ambientales a la sociedad, y la sostenibilidad de una buena parte de las actividades económicas que dependen de estos recursos naturales.