La colisión de barcos con cetáceos es una de las amenazas que más afectan a estos animales y a la vez, más difícil de controlar por lo que la toma de decisiones efectivas como la creación de corredores marinos en zonas de alimentación, reproducción o migración es fundamental, así como la colaboración entre empresas, científicos e incluso ciudadana para monitorizar dichos impactos.

Para evitar dichas colisiones se han establecido zonas de prevención de colisiones en áreas de acumulación de dichos animales por las causas que se han comentado antes.

Un ejemplo de ello, se localiza en el Estrecho de Gibraltar donde se ha desplegado un “Dispositivo de Separación del Tráfico Marítimo” debido a la alta intensidad de este fenómeno en este lugar, como se puede observar en la siguiente imagen.

Estrecho Gibraltar

Otra zona dónde se ha creado un dispositivo para evitar la zona de mayor distribución de las ballenas es en el Santuario Marino de Stellwagen Bank en estados Unidos:

Stellwagen Bank

Sabiendo la importancia de esta amenaza y cómo afecta a los cetáceos (y otros animales), la IWC (International Whaling Commission) ha desarrollado una base de datos global para informar las colisiones entre embarcaciones lesiones observadas, etc.), así como en los buques. Uno de los objetivos de la base de datos es identificar áreas problemáticas de alto riesgo o no sospechadas.  Para ello debes crear una cuenta en dicha web y así poder reportar cualquier incidencia.

En el curso “Especialista en Estudios del Medio Marino” puedes aprender más sobre diferentes aspectos de los océanos como la legislación, biología, etc.