LA CATÁSTROFE AMBIENTAL DE LA BAHÍA DE PORTMÁN

Aunque la catástrofe ambiental de la bahía de Portmán ha sido uno de los problemas ambientales más graves de España, pocos saben lo que ocurrió en esta pequeña playa.

La bahía de Portmán se encuentra dentro de la región murciana, en el municipio de La Unión. Este pequeño pueblo se localiza a los pies de la Sierra minera de Cartagena-La Unión, donde se ubican diferentes explotaciones mineras de gran antigüedad. A los pies de este pueblo, se encuentra una de las bahías más hermosas descubiertas por los romanos al llegar a nuestro país. Pero la belleza de este lugar fue destruida poco a poco por la mala gestión de los residuos por parte de numerosas empresas mineras.

La minera en esta zona siempre ha estado en el orden del día. Durante numerosos años, se explotaron diferentes zonas de la Sierra de Cartagena-La Unión, hasta que hubo un parón. En 1945, después de un largo periodo de letargo minero, se volvió a activar la economía minera en el lugar abriendo una mina a cielo abierto. Para deshacerse de los residuos generados en dicha explotación, la empresa explotadora decidió verterlos directamente al mar Mediterráneo desembocando en la bahía de Portmán. Para ello, se construyó una enorme tubería que conectaba la explotación  directamente con el mar. Los residuos vertidos eran una mezcla entre sedimento excedente de la mina combinado con metales pesados como el zinc o el hierro.

Debido a las corrientes marinas de la zona, los vertidos que se emitían no se esparcían por el mar, sino que sedimentaban y se depositaban sobre la arena de la bahía. Esto provocó que toda la playa de la bahía de Portman se fuera tiñendo de un color oscuro, viéndose contaminada durante años.

degradación playa

Para arreglar dicho problema, se decidió alargar la tubería para que los contaminantes no sedimentasen en la orilla, pero fue un acto fallido, ya que seguían llegando cada vez con más intensidad.

En la década de los 90, la explotación minera dejó de ser rentable. Esto, sumado a la presión social que había en la zona, provocó el fin de los vertidos sobre la bahía de Portmán.

Pero el problema no terminó aquí. La sedimentación de los residuos había dejado la bahía segmentada en diferentes porciones. En el fondo de la playa se encontraban los metales pesados y, por encima de ellos, se ubicaba una capa de lodo menos abrasiva. Esto suponía que cualquier movimiento vertical que permitiese la retirada de los lodos a otra ubicación iba a provocar que los metales pesados del fondo se extendieran hacia otros ecosistemas cercanos.

Para solucionar o intentar revertir el problema de degradación y contaminación de dicha bahía, había que hacer grandes esfuerzos de restauración. Gracias a la Universidad de Murcia, se estudió durante años restaurar esta zona mediante la implantación de tecnosoles y  trabajos de fitorremediación.

Aunque esta técnica no se extendió por toda la bahía, ha dado buenos resultados en los lugares donde se realizó.