LA PROFESIÓN DE EDUCADOR AMBIENTAL

La profesión de educador ambiental, tradicionalmente se ha visto relegada a una actividad poco reconocida socialmente y menos remunerada.

La profesión de educador ambiental, tradicionalmente se ha visto relegada a una actividad poco reconocida socialmente y menos remunerada, en muchos casos asociada solamente a realizar actividades de entretenimiento con niños, fuera de las aulas. Si bien, en los últimos años se ha ido mejorando el reconocimiento educativo de esta profesión, aún hoy se percibe como de carácter accesorio y complementario.

Realmente, la profesión de educador ambiental servirá para fomentar el compromiso para contribuir al cambio social, cultural y económico, a partir del desarrollo de un amplio abanico de valores, actitudes y habilidades que permita a cada persona formarse criterios propios, asumir su responsabilidad y desempeñar un papel constructivo.

De este modo, el educador ambiental será un agente clave  en la conducción de este cambio global en la visión ambiental de la población.

Es importante considerar que esta profesión se caracteriza por ofrecer un enfoque multidisciplinar sobre los recursos y la problemática ambiental. Se trata de un educador especializado en temas medioambientales, por lo que consiste en un perfil pedagógico con interés y motivación por el medio ambiente.

Este carácter híbrido del perfil del educador ambiental, supone una dificultad añadida para los profesionales del sector, puesto que deben tener conocimientos y capacidades tanto en el ámbito medioambiental como en el pedagógico.

Es por ello, por lo que con cierta frecuencia nos encontramos con educadores ambientales muy bien preparados en lo que respecta al conocimiento y comprensión del medio ambiente, pero con bastantes déficits en lo que respecta a unas nociones elementales de pedagogía o a técnicas didácticas.

No obstante, cada vez se tiene más presente esta doble condición del educador ambiental, potenciándose en los últimos años, programas formativos y recursos para mejorar una capacitación global de los educadores, que a su vez se esfuerzan en destacar mediante la adquisición de estas competencias educativas y ambientales.

Entre estos programas formativos, cabe destacar el curso de Educador e Intérprete Ambiental de la Escuela de Ingeniería y Medio Ambiente, que de modo dinámico y participativo, capacita a los educadores ambientales para desarrollar su actividad, aportándoles herramientas pedagógicas, técnicas de comunicación e interpretación ambiental, así como materiales y recursos, con el objeto de enseñar a los participantes a diseñar y ejecutar programas de educación ambiental.