En los últimos años algunos de los más importantes laboratorios de análisis geoquímicos del mundo están apostando por una nueva técnica analítica denominada lixiviado iónico. Esta técnica está especialmente indicada para muestreo geoquímico de suelos en campañas de exploración de minería metálica e hidrocarburos. El procedimiento se asemeja a los clásicos análisis por digestión en ácidos (Aqua Regia, cianuro, HNO3-HClO4-HCl-HF) pero con modificaciones en la combinación de los reactivos y el orden del procesado, de manera que se consigue aumentar en más de 100 veces  los límites de detección de muchos de los elementos traza, llegando a medirse concentraciones de centésimas de partes por billón.

La cantidad de muestra requerida por este método es muy pequeña (50 g) lo que representa enormes ventajas logísticas y económicas a la hora del muestreo y el transporte. El análisis se realiza sobre el total de la muestra, evitando así posibles sesgos relacionados al procesado (pulverizado, cuarteo, tamizado). El lixiviado iónico disuelve y solubiliza los iones metálicos contenidos en la muestra mediante una solución cianurada (usando agentes quelantes, cloruro amónico, ácido cítrico y EDTA en un pH alcalino). En el caso del oro, la plata, los elementos del grupo del platino o el uranio, es especialmente adecuada, ya que impide la readsorción de estos metales en las superficies de minerales no digeribles. La solución obtenida se analiza posteriormente mediante las técnicas de espectroscopía de plasma (ICP-MS), ofreciendo límites de detección tan increíblemente bajos como los que se indican en la siguiente tabla.

 

tabla

                Límites de detección de los principales elementos minoritarios y trazas en ppb

(salvo aquellos indicados en otra unidad) para la técnica de lixiviado iónico. (Fuente: ALS Geochemistry Laboratories)

Esta técnica parece haberse demostrado muy eficaz en la localización de anomalías “ciegas” prácticamente indetectables mediante las técnicas habituales y  en áreas de geología compleja, ya que mide los iones de elementos precursores que representan la signatura original de los yacimientos, sin que les afecten los fenómenos ambientales de alteración superficial.

Si quieres profundizar en el mundo de la geoquímica apúntate al curso ‘Geoquímica para la Exploración Geológica y Minera’ en el cual aprenderás las fases de la prospección geoquímica; desde la planificación de las campañas en campo, las técnicas e instrumental de muestreo, la elección de los análisis químicos. Realizarás análisis estadísticos con datos geoquímicos, los interpretarás y representarás los resultados.

Al finalizar el curso, habrás obtenido los conocimientos necesarios para enfrentarte a la toma de decisiones que implican la ejecución e interpretación de los estudios geoquímicos.

Este curso va dirigido a trabajadores y estudiantes de carreras relacionadas con el sector de la geología, la ingeniería y la minería que quieran capacitarse profesionalmente en la exploración y prospección minera y la consultoría geológica y ambiental.

 

curso geoquimica

‘Curso de Geoquímica para la Exploración Geológica y Minera’