LOS GECKOS

Estos pequeños reptiles pertenecen a la infraorden Gekkota. Esta, alberga multitud de especies de geckos (1500 especies), concentrándose la gran mayoría en climas cálidos.

Estos pequeños reptiles pertenecen a la infraorden Gekkota. Esta, alberga multitud de especies de geckos (1500 especies), concentrándose la gran mayoría en climas cálidos. Esto es debido a que los reptiles son ectodermos, es decir, que regulan su temperatura a partir de la temperatura ambiental, habitando lugares donde el calor está presente.

Estos animales, en general, son de pequeño tamaño (entre 1 cm y 40 cm, incluyendo la cola). Sus colores suelen ser apagados para poder camuflarse en el ambiente, con colores amarillos anaranjados en zonas desérticas, o verdes oscuros en la selva.

Además, los geckos son ovíparos, es decir, que su reproducción incluye el depósito de huevos en el medio externo donde completan su desarrollo antes de la eclosión. A diferencia de la mayoría de reptiles, en la puesta, sólo ponen uno o dos huevos. Su alimentación se basa en diferentes insectos o pequeños invertebrados, pero estos reptiles necesitan más vitaminas y minerales de los ofrecidos por esta alimentación, por lo que suelen saborear ciertas piedras y tumbarse largas horas al sol para captar vitamina C y otros minerales.

Aunque cada especie tiene sus características, hay algunas que poseen ciertas propiedades que las hacen ser más llamativas a las demás:

  • Naultinus grayii: Esta especie es endémica de Nueva Zelanda. Sus colores llamativos la ponen en peligro frente a los humanos, ya que su comercio ilegal sigue en auge. Es una especie protegida según el Sistema de Clasificación de Amenaza de Nueva Zelanda.

 

  • Uroplatus Phantasticus: O comúnmente llamado gecko de cola de hoja. Esta especie es capaz de cambiar el color de su cola para camuflarse mejor. Es uno de los animales con mejor camuflaje del mundo.

Es un reptil nocturno, evitando a sus depredadores escurriéndose entre la vegetación. Cuando se siente amenazado, emite ruidos muy agudos para asustar a sus enemigos. El único sitio donde se puede ver es en Madagascar.

 

  • Geckolepis megalepis: El Geckolepis megalepis tiene uno de los mecanismos de defensa más extraños del planeta. Cuando este animal se siente amenazado, es capaz de desprenderse de sus escamas, provocando que sus depredadores no sean capaces de agarrarlo. Al igual que la especie anterior, este animal se puede encontrar en Madagascar.

 

 

  • Género Strophurus: La gran mayoría de especies que pertenecen a este género tienen glándulas defensivas en su cola que explusan un líquido con mal olor, sabor y aspecto. En este género se encuentra el gecko de cola dorada, endémico de Australia.