PARQUE NACIONAL DE DOÑANA: 50 ANIVERSARIO

Este año, Doñana cumple 50 años desde que se nombró Parque Nacional. En esta entrada de Blog haremos un repaso sobre su belleza e importancia ambiental.

El 16 de Octubre de 1969, Doñana pasó a ser declarado Parque Nacional, aunque, en la actualidad, está declarado como Reserva de la Biosfera y Patrimonio de la Humanidad. Todos estos títulos derivan de su importancia ambiental, tanto en nuestro territorio como a nivel mundial.

El Parque Nacional de Doñana se localiza entre las provincias de Huelva, Sevilla y Cadiz y tiene una extensión de 54.251 hectáreas. Se trata de un área natural poco transformada por la explotación humana, con una belleza singular en sus paisajes. Dentro de Doñana podemos encontrar marismas, lagunas y caños, cotos y pinares, vetas y veras, además de dunas, playas y acantilados.

humedal de Doñana

Humedal del Parque Nacional de Doñana. Fuente: Beatriz Ramos

dunas de Doñana

Dunas del Parque Nacional de Doñana. Fuente: Beatriz Ramos

Este entorno tiene un clima mediterráneo, con inviernos fríos y húmedos y veranos cálidos y secos. La precipitación media de la zona es de 553 mm/anuales, por lo que muchos de los humedales, a medida que va llegando el verano, se van secando. Esto provoca que la zona tenga alta concentración de sal.

En Doñana se encuentra el humedal más importante de Europa. En él, pasan, crían e invernan miles de aves europeas y africanas. Dentro de este Parque Nacional se pueden llegar a observar más de 120 especies distintas de aves.

flamencos en el humedal de Doñana

Flamencos en un humedal de Doñana

Pero no sólo su importancia ambiental radica en las marismas, sino que en todo su territorio viven cientos de especies, algunas en peligro de extinción, como los linces ibéricos o las águilas imperiales.

Debido a que se encuentran multitud de ecosistemas dentro de este parque, la biodiversidad vegetal es muy grande. En los complejos lagunares podemos encontrar carrizo, enea, juncos y bayucos. Por otra parte, en la vera y en el cauce encontramos alcornoques, madroños, mirtos, sauces, helechos, fresnos, álamos, zarzaparrillas y madreselva. En el hábitat de los línces ibéricos, encontramos un bosque de pino piñonero.