PARQUES NACIONALES ESPAÑOLES

Un Parque Nacional es un espacio natural de alto valor natural y cultural, poco alterado por la actividad humana que, en razón de sus excepcionales valores naturales, de su carácter representativo, la singularidad de su flora, de su fauna o de sus formaciones geomorfológicas, merece su conservación una atención preferente y se declara de interés general de la Nación por ser representativo del patrimonio natural español.

La primera Ley de Parques Nacionales, aprobada el 8 de diciembre de 1916 consiguió, con sus únicos tres artículos, que España fuera uno de los países pioneros en Europa en la apuesta por la protección de la naturaleza.

Los 16 Parques Nacionales españoles son los siguientes:

  1. Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Mauric. Año de declaración en 1955. Representa los ecosistemas de la alta montaña pirenaica y constituye una magnífica muestra de la acción de los glaciares del Cuaternario. En sus lagos y montañas habitan el urogallo, el pito negro, el quebrantahuesos, el sarrio, etc.

  2. Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera. Año de declaración en 1991. Fondos marinos, islotes rocosos, maquia mediterránea, endemismos, aves marinas, caracterizan el medio natural de este Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera.

  3. Parque Nacional de Cabañeros. Año de declaración en 1995.  Refugio de grandes rapaces, cigüeñas negras y otras muchas especies en peligro de extinción es hoy uno de los rincones protegidos más valiosos de los Montes de Toledo.

  4. Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. Año de declaración en 1954.  Se caracteriza por ser un enorme circo de 8 km de diámetro con aspecto de caldera, donde múltiples erupciones volcánicas, grandes deslizamientos, la fuerza erosiva del agua y el tiempo han ido modelando su geomorfología, convirtiéndola en un escarpado paisaje con casi 2.000 m de desnivel.

  5. Parque Nacional de Doñana. Año de declaración en 1969. Es un mosaico de ecosistemas que albergan una biodiversidad única en Europa. Destaca la marisma, de extraordinaria importancia como lugar de paso, cría e invernada para miles de aves europeas y africanas. En el Parque viven especies únicas, y en serio peligro de extinción, como el águila imperial ibérica y el lince ibérico.

  6. Parque Nacional de Garajonay. Año de declaración en 1981. Se caracteriza por la existencia de bosques maduros de laurisilva, diversidad de tipos de formaciones vegetales y espectaculares monumentos geológicos, como los Roques, así como elevadísimo número de especies endémicas.

  7. Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas. Año de declaración en 2002. Representa sistemas naturales ligados a zonas costeras y plataforma continental de la Región Eurosiberiana. Los acantilados, los matorrales, las dunas y las playas, así como los distintos fondos marinos (de roca, de arena, de concha, etc) crean un gran mosaico de ecosistemas en estas islas y las aguas que los rodean.

  8. Parque Nacional de Monfragüe. Año de declaración en 2007. Fue el primer espacio protegido de Extremadura. Su eje vertebrador lo constituye el río Tajo a su paso por suaves montañas rodeadas de extensas dehesas.

  9. Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Año de declaración en 1918. Un paisaje de grandes contrastes: la extrema aridez de las zonas altas, donde el agua de lluvia y deshielo se filtra por grietas y sumideros, contrasta con los verdes valles cubiertos por bosques y prados, donde el agua forma cascadas y atraviesa cañones y barrancos.

  10. Parque Nacional de los Picos de Europa. Año de declaración en 1918. Representa los ecosistemas ligados al bosque atlántico y presentan la mayor formación caliza de la Europa Atlántica, con importantes procesos cársticos, simas que llegan a más de 1.000 m, erosión glaciar muy patente y presencia de lagos. Entre sus riscos habita el rebeco, en los tupidos bosques los corzos, lobos y presencia ocasional de algún oso. En el Parque habitan más de 100 especies de aves, entre las que destacan el pito negro y el urogallo, y entre las grandes rapaces el buitre leonado y el águila real.

  11. Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Año de declaración en 2013. Destacan sus circos y lagunas glaciares y sus roquedos graníticos; entre sus paisajes vegetales destacan los ecosistemas de alta montaña y los extensos pinares de pino albar.

  12. Parque Nacional de la Sierra de las Nieves. Año de declaración en 2021. Su estratégica ubicación geográfica, unida a su particular conformación geológica y orográfica, y la consiguiente complejidad del sustrato, hace que la vegetación se caracterice por su elevada diversidad. Es un importante refugio para la fauna silvestre.

  13. Parque Nacional de Sierra Nevada. Año de declaración en 1999. Siemprevivas, dedaleras, tiraña, manzanilla de la sierra, violeta de Sierra Nevada, estrella de las nieves, amapolas de Sierra Nevada y acónitos, forman parte de las más de 2.000 especies vegetales (66 endemismos exclusivos), de gran vistosidad y colorido, que viven en el Parque. Anfibios, reptiles, mamíferos, aves y una rica entomofauna (80 endemismos exclusivos), conforman la fauna ligada a los hábitats de la alta montaña. La cabra montés, habitual de las altas cumbres, es la especie más característica del parque.

  14. Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Año de declaración en 1973. Las Tablas de Daimiel son un humedal prácticamente único en Europa y último representante del ecosistema denominado tablas fluviales. Es un ecosistema complejo que mezcla las características de una llanura de inundación, producida por los desbordamientos de los ríos Guadiana y Gigüela en su confluencia, con la de un área de descarga de aguas subterráneas procedentes de un acuífero de gran tamaño.

  15. Parque Nacional del Teide. Año de declaración en 1954. Es el mayor y más antiguo de los Parques canarios. Su extraordinario paisaje es un monumento geológico donde los conos volcánicos y las coladas de lava forman un extraordinario conjunto de colores y formas. Posee una gran riqueza biológica, alto porcentaje de especies vegetales endémicas y la importancia en cuanto a número y exclusividad de su fauna invertebrada.

  16. Parque Nacional de Timanfaya. Año de declaración en 1974. Predominan las tonalidades negras y rojizas de lapillis y arenas y las obscuras de las lavas basálticas, todo ello salpicado de manchas de diferentes colores pertenecientes a las numerosas especies liquénicas. Posee gran riqueza biológica y gran número de endemismos vegetales y animales.