LAS PECULIARIDADES DEL ECOSISTEMA AGRARIO

Hay muchos tipos de ecosistemas existentes en el medio con diferentes características. Un ejemplo de esto son los ecosistemas agrarios, que contemplan peculiaridades si los comparamos con los ecosistemas habituales. En esta entrada de blog te contamos cuales son.

Se define la palabra ecosistema como “La comunidad de los seres vivos cuyos procesos vitales se relacionan entre sí y se desarrollan en función de los factores físicos de un mismo ambiente

Lo que encontramos en un ecosistema, en resumen, es una estructura diferenciada entre los individuos con una interaccionan entre sí. En un ecosistema se encuentra un flujo de energía cerrado en donde los principales protagonistas son los productores primarios (ej. Vegetación), productores secundarios (ej. Fauna), detritos o materia muerta (como la materia orgánica), los consumidores de la cadena detrítica (como pueden ser los diferentes insectos presentes en el medio) y los nutrientes inorgánicos.

Aunque los sistemas agrarios han sido creados por el hombre, estos también son un ecosistema, llamados comúnmente como ecosistemas agrarios. En ellos, encontramos productores primarios (la vegetación cultivada y las llamadas “malas hierbas”), productores secundarios (el hombre, algunas plagas, insectos, etc.), detritos (materia orgánica del suelo o  restos de la cosecha), consumidores de detritos (como las lombrices de tierra) y diferentes nutrientes inorgánicos (aunque muchos de estos nutrientes los incorpore el hombre).

Aun así, estos ecosistemas tienen unas peculiaridades frente a los demás:

  • Se trata de ecosistemas abiertos, es decir, no tienen un flujo de energía cerrado como es común en los ecosistemas, sino que muchos de los elementos que se utilizan para el cultivo provienen de otros lugares, como pueden ser las fábricas. Además, en un ecosistema tradicional, tanto los productores primarios como secundarios mueren en el ecosistema, dejando nutrientes que puede ser utilizada por otros organismos, como los microorganismos. En el caso de los ecosistemas agrícolas, los productores primarios se exportan a otros lugares, quedando el territorio desprovisto de materiales y nutrientes naturales, siendo compensados a partir de fertilizantes.

  • Los individuos del ecosistema no coexisten en el mismo territorio durante todo el tiempo, sino que tienen un desplazamiento. Esto produce que se pierda la estructura del ecosistema.

  • La simplicidad de los ecosistemas agrarios, es, quizás, el motivo por el cual la agricultura necesita de diferentes productos químicos para su supervivencia. En este tipo de ecosistemas, la variedad de especies escasean, siendo más fácil que plagas y enfermedades se extiendan por el territorio.

Fuente:

Fernández, R. and Leiva, M. J., (2002). Ecología Para La Agricultura. Madrid: Mundi-Prensa.