Se debe establecer una planificación para realizar el Seguimiento Ambiental, el cual, debe desarrollarse según las acciones establecidas tanto en el Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) como en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

Para planificar las labores de Seguimiento y Vigilancia Ambiental, lo primero es analizar los controles indicados en el EsIA o en la DIA. Del análisis de estos controles se obtiene la siguiente información clave:

  • Qué tengo que controlar.

  • Dónde tengo que controlarlo.

  • Cuándo tengo que controlarlo.

  • Cómo tengo que controlarlo.

De forma previa al inicio de los trabajos, se debe tener en cuenta el planning de las obras y la programación establecida para el seguimiento ambiental, examinando la periodicidad de las mediciones y realizando las comprobaciones necesarias para caracterizar adecuadamente los impactos.

Asimismo se debe tener en cuenta las distintas campañas a realizar, siendo las más habituales las siguientes:

  • Campaña inicial: en la fase previa a las obras, para tener una referencia del estado del medio “sin alterar”.

  • Campaña durante la fase de obras: se realizan visitas, de forma periódica o puntual, durante los trabajos de construcción de las actuaciones proyectadas.

  • Campaña durante la fase de explotación: para ciertos tipos de proyectos, el seguimiento ambiental no finaliza una vez han terminado las obras, si no que se prolonga durante un determinado número de años, o durante toda la vida del proyecto.

Si quieres conocer más sobre la planificación a realizar en el Seguimiento Ambiental, matricúlate en el curso de Especialista en Seguimiento Ambiental de Obras y Proyectos. Si estas interesado en este curso, ponte en contacto con nosotros a través de info@eimaformacion.com o llámanos al 911 302 085.