¿POR QUÉ LAS CIGÜEÑAS YA NO MIGRAN A ÁFRICA?

La cigüeña blanca (Ciconia ciconia) ha modificado su migración en las últimas décadas debido al cambio global producido por el hombre que le ha proporcionado nuevos hábitats donde alimentarse en invierno.

Actualmente las cigüeñas blancas adultas invernan en España y se alimentan principalmente en vertederos y arrozales, mientras que los jóvenes siguen migrando al Sahel a miles de kilómetros de sus nidos. En la publicación Migración y ecología espacial de la cigüeña blanca en España, publicada por la organización SEO Birdlife, se recogen siete años de trabajo y que muestran los movimientos de la cigüeña blanca a lo largo de todo el ciclo anual: temporadas de cría, de invernada y ambas migraciones entre estas zonas.

La publicación recoge los resultados de 79 cigüeñas blancas marcadas con dispositivos de seguimiento remoto (34 adultos y 45 pollos), de las que 53 fueron marcadas en España (en 9 comunidades autónomas), y 26 fueron marcadas en Centroeuropa (24 en Suiza, 1 en Francia y 1 en Alemania) entre 2012 y 2017 en el marco del programa Migra de SEO/BirdLife.

Según esta publicación, los datos aportados por los GPS indican que las zonas de invernada actuales de las cigüeñas blancas adultas de la población española se encuentran principalmente en España. Por lo que se ha incrementado notablemente el número de aves sedentarias y se han acortado las distancias de migración. Además, también una parte importante de las cigüeñas blancas de Europa Occidental vuela a España en otoño para quedarse en España, lo uqe significa que cada vez tenemos más cigüeñas blancas en España en invierno, lo que conlleva que regresen antes a sus nidos.

En cambio, cigüeñas blancas jóvenes, aún migran miles de kilómetros hacia el Sahel siguiendo su instinto. En cuatro o cinco años de vida, descubren que no merece la pena correr el riesgo de la migración, según la publicación de SEO Birdlife.