¿POR QUÉ NO DEBES MOVER LAS PIEDRAS QUE ESTÁN EN LOS RÍOS?

Es habitual que en las vacaciones la gente viaje a los ríos para pasar el día. También es habitual que las personas jueguen con las piedras que se encuentran en el río, pero ¿sabes por qué no deberías hacerlo? Te lo contamos aquí.

Aunque no lo creas, existen múltiples ecosistemas dentro de los ríos, tanto acuáticos como terrestres. Los márgenes de los ríos contienen multitud de especies vegetales que aportan nutrientes y refugio a una gran cantidad de especies animales, como peces, anfibios, reptiles e, incluso, mamíferos. Además, dentro de los ríos, se encuentran diferentes ecosistemas. Uno de los menos conocidos son los que se encuentran en las rocas.

Las rocas de los ríos producen diferentes servicios ecosistémicos, como refugio o alimento. Las algas que se encuentran pegadas a estas piedras dan de comer a gran cantidad de animales, de diferentes tamaños.

En muy habitual viajar a una ribera cuando tenemos vacaciones, de esta manera, podemos disfrutar de la naturaleza en su máximo esplendor. Lo que no se debe hacer es modificar el río, por ejemplo, cambiando las rocas de lugar.

Si cambiamos estas piedras a otro sitio, modificamos el cauce del río, cambiando la forma en la que transcurre el agua y, por lo cual, transformando el ecosistema que había antes.

De esta manera, puedes ser parte de la desaparición de ciertas especies muy necesarias en los ríos. Los principales afectados en esta transformación son pequeños microorganismos, peces o anfibios que utilizan estas rocas para refugiarse, reproducirse y alimentarse.

Así que ya lo sabes, si vas de vacaciones al río con tus amigos o tu familia, mantén el ecosistema como lo encontraste. La transformación de estos lugares es uno de los principales problemas de los ríos, junto con la contaminación.