En otras entradas se ha hablado mucho de los animales que habitan los océanos, pero ¿qué pasa con los vegetales? ¿Hay bosques marinos? La respuesta es sí, aunque acostumbremos a llamar a todo lo que vemos, algas, en el mar habitan las fanerógamas o plantas con flores las cuales forman verdaderos bosques o también praderas.

Las fanerógamas marinas sobre todo habitan en zonas poco profundas ya que necesitan que les llegue la luz solar y en ellas se pueden distinguir raíz, tallo, hojas, flores y frutos con las semillas. En la siguiente ilustración de Jordi Corbera (del libro “Praderas y Bosques Marinos de Andalucía”), se identifican las diferentes partes de la planta Posidonia oceanica.

Partes Posidonia oceanica

En la siguiente imagen se aprecia una flor de Posidonia oceanica.

Flor Posidonia oceanica

La importancia de estos bosques es fundamental para el equilibrio marino ya que aparte de que aportan oxígeno y almacenan grandes cantidades de carbono (de gran importancia para combatir el cambio climático), ofrecen refugio y alimento a numerosos seres vivos, evitan la erosión costera ya que estabilizan el sustrato dónde se encuentran.

Son ecosistemas altamente amenazados tanto por especies invasoras como el alga Caulerpa racemosa que impide su expansión; su arranque tanto por la pesca de arrastre como por las anclas de los barcos que fondean sobre ellas; la contaminación que a veces enturbia tanto el agua que impide la penetración de la luz y por tanto que estas plantas no puedan hacer la fotosíntesis.

Existen varias especies de fanerógamas que crean praderas marinas en las costas de España, entre ellas se encuentran: Posidonia oceanica, Zostera noltii, Cymodocea nodosa, Zostera marina y Halophila decipiens.

Cymodocea nodosa

En el curso Especialista en Estudios del Medio Marino de EIMA puedes aprender más sobre diferentes aspectos de los océanos como la legislación, biología, etc. Para ello, puedes ponerte en contacto a través de info@eimaformacion.com o llamar al 911 302 085.