En el diseño de cualquier instalación hidráulica hay que controlar los problemas de cavitación ya que pueden ocasionar graves problemas llegando a deteriorar la instalación y perjudicar su funcionamiento. Hoy explicaremos que es la cavitación, a que se debe su aparición y  como detectarla.

¿Qué es la Cavitación?

El fenómeno de la cavitación se produce cuando en la aspiración de la bomba, el fluido tiene problemas para llegar a ella, por lo que la presión absoluta disminuye hasta ser menor que la presión de vapor, es ahí cuando aparece vapor en el fluido y comienzan los problemas de cavitación. Es un fenómeno negativo que ocasiona deterioros en la instalación.

¿Cómo ocurre?

Si observamos la ecuación de Bernoulli: P/ɣ= H-z- U2/2g.

Una energía total (H) relativamente pequeña, una cota de elevación alta (z) o una altura cinética grande (U2/2g) indican bajos valores de P, que pueden dar lugar a bolsas de vapor y discontinuidades en la corriente. De hecho, los descensos de P que conducen a este fenómeno suelen deberse a la acción conjunta de las causas referidas.

Las burbujas gaseosas que se forman en un punto de baja presión se reabsorben cuando esta aumenta, es decir en la zona de impulsión, lo que provoca explosiones violentas que ocasionan la erosión mecánica de las paredes del conducto en la zona de condensación y el deterioro de la bomba.

Para estudiar la cavitación hay que tener dos términos claros.

NPSHr: Presión absoluta mínima en el eje de la bomba que garantiza un flujo sin cavitación. Es un valor que facilita el fabricante.

NPSHd: Presión absoluta disponible en la instalación para aspirar el fluido como resultado de aplicar las condiciones de la instalación.

Si NPSHd > NPSHr no habrá problemas de Cavitación.

En el siguiente gráfico se representa el caudal máximo para que no haya problemas de cavitación:

CAUDAL MÁXIMO SIN CAVITACIÓN

Cavitación hidráulica

¿Cómo detectar la cavitación?

Podemos detectar este problema si se produce un ruido constante en la bomba, como si tuviéramos piedras dentro de esta. Si en nuestra instalación se produce ese sonido puede que se esté provocando el fenómeno. La forma más precisa para detectarla es tomar lecturas de presión, tanto en la aspiración como la impulsión y medir la velocidad de trabajo de la bomba. Después consultamos la curva característica de la bomba y sabremos si está funcionando correctamente.