RASTREO DE MICROMAMÍFEROS: CASO PRÁCTICO

Es muy frecuente que la gente se abrume a la hora de identificar rastros de roedores. En esta entrada de Blog vamos a ver algunos trucos para simplificar su identificación.

Los roedores son el clado más diverso de entre los mamíferos, y dicho orden se encuentra subdividido en infinidad de taxones. Sin embargo, la fauna ibérica es limitada, lo que nos permite tener en cuenta durante la identificación solamente los tres grupos presentes:

  • Castorimorpha (castores)

  • Muroidea (ratones y topillos)

  • Sciuromorpha (ardillas, lirones y marmotas)

En la mayor parte de los casos, la gran diferencia de tamaño nos permitirá descartar Castorimorpha casi desde el principio, así como identificar fácilmente a Sciurimorpha por sus hábitos más forestales. Por lo que en esta entrada nos centraremos principalmente en Muroidea.

Muroidea se encuentra subdividido entre Muridae (ratas y ratones) y Arvicolinae (topillos y ratilla). Las principales diferencias entre estos grupos son:

  • La contraposición entre dentición bunodonta (similar a la humana y adaptada a una masticación también similar) de los ratones y ratas, con la dentición hypsodonta de los topillos y ratillas (molares en forma de zig-zag para limar el alimento mediante una masticación de adelante a atrás) nos permite identificar restos mortales sin dar lugar a dudas. Además de la forma de los molares, los arvicolínos pueden identificarse también por la mayor altura de estos, pues crecerán durante toda su vida (Roman, 2019).

Hemimandibula izquierda de Microtus duodecimcostatus (arriba) y Mus spretus (Abajo).

Hemimandibula izquierda de Microtus duodecimcostatus (arriba) y Mus spretus (Abajo).

  • Del mismo modo que podemos diferenciar las mandíbulas de ambos grupos debido a su alimentación, podemos hacer lo mismo con sus heces. Los ratones y las ratas pueden ingerir casi cualquier alimento, sin embargo, sus dotes digestivas no son excesivamente buenas al no estar adaptado su sistema digestivo a un tipo de comida en concreto, quedando gran cantidad de materia sin digerir en sus heces. En contraposición, las ratillas y los topillos se encuentran muy especializados en el consumo de vegetales, lo que les ha permitido adquirir un sinfín de adaptaciones para rentabilizar al máximo su ingesta, como son los molares en forma de zig-zag, el alargamiento de su intestino para permitir una mayor fermentación de los vegetales consumidos antes de ser metabolizados o el consumo de las heces una vez excretadas para readquirir las vitaminas B y K producidas por su flora intestinal. La gran especialización de los topillos en un solo tipo de alimento, ha permitido la digestión casi perfecta de este, por lo que al disgregar sus excrementos, solo encontraremos “polvillo”.

  • No solo el contenido de sus excrementos nos permitirá discriminar entre ambos grupos de roedores, sino también la posición de estos pueden ser datos concluyentes. Mientras que los múridos defecan siempre de manera aleatoria por las áreas de mayor uso dentro de su dominio vital, los topillos y ratillas suelen hacerlo en forma de letrinas familiares situadas en lugares estratégicos, como la boca de su madriguera o las sendas fijas por donde acostumbran a desplazarse.

Letrina de topillo mediterráneo

Letrina de topillo mediterráneo

  • Otro punto confuso suele ser la diferencia entre sus huellas. Como idea principal debemos tener en cuenta la morfología de ambos grupos:

    • Topillos y ratillas: compactos y con extremidades cortas.

    • Ratones y ratas: Delgados y con largas extremidades.

Debido precisamente a estas diferencias morfológicas, el modo de desplazarse es diferente en ambos taxones. Los múridos han sacrificado la estabilidad en el desplazamiento por velocidad, pues utilizan su escaso peso y largas extremidades para el moverse mediante saltos. Por el contrario, los arvicolínos (animales compactos y paticortos), prefieren desplazarse caminando por sendas fijas entre la vegetación o incluso por el interior de sus galerías.

Desplazamiento mediante saltos de un múrido, en este caso ratón casero.

Desplazamiento mediante saltos de un múrido, en este caso ratón casero.

  • No solo su forma de desplazamiento, sino también sus huellas son diferentes en ambos clados. Mientras que los dedos de los arvicolínos son gruesos, cortos y con los dedos laterales finalizando a diferente altura, los dedos de los múridos se han alargado como adaptación al salto y finalizan a la misma altura, al menos en lo que se refiere a los dedos laterales (Turon, 2012).

Huella de múrido (posiblemente ratón de campo)

Huella de múrido (posiblemente ratón de campo)

Aunque la distinción entre los indicios de los dos grandes clados de roedores ibéricos pueda ser más o menos sencilla, la identificación de la especie en casos de rastreo no lo es tanto, y a menudo no será posible a menos que observemos al animal. Sin embargo, debido a la exclusión competitiva interespecífica, así como a las diferentes áreas de distribución, sí podremos saber que especies tienen más papeletas de ser las causantes de estos rastros:

  • Múridos:

    • Genero Apodemus:

      • Ratón de campo (Apodemus silvaticus): Especie forestal distribuida por toda la península.

      • Ratón leonado (Apodemus flavicollis): Especialista en hayedos. En la península se distribuye únicamente por la región eurosiberiana.

    • Genero Micromys:

      • Ratón espiguero (Micromys minutus): Especialista en prados de siega, en la península se distribuye únicamente por algunas zonas de la cornisa cantábrica.

    • Genero Mus:

      • Ratón moruno (Mus spretus): Especie de origen africano con requerimientos hídricos muy reducidos, está especializado en hábitat abiertos situados en la región mediterránea.

      • Ratón casero (Mus musculus): Especie comensalista del hombre.

    • Genero Rattus:

      • Rata parda (Rattus norvegicus): Especie comensalista del hombre.

      • Rata negra (Rattus rattus): Generalista.

  • Arvicolínos:

    • Genero Arvicola:

      • Rata de agua (Arvicola sapidus): Especie ligada a masas de aguas con abundantes juncos, gramíneas o leguminosas.

      • Rata topera (Arvicola terrestres): Especialista en pastizales. En la península se distribuye solamente por algunas zonas de la cornisa cantábrica.

    • Genero Chionomys:

      • Topillo nival (Chionomys nivalis): Localizado únicamente en zonas altas de las grandes cordilleras ibéricas.

    • Genero Myodes:

      • Topino rojo (Myodes glareolus): Especie forestal. En el área peninsular se distribuye únicamente por las áreas de clima eurosiberiano.

    • Genero Microtus:

      • Ratilla o topillo de cabrera (Microtus cabrerae): Zonas inundables o de alto nivel freático, con elevada vegetación. Especie especializada en el clima mediterráneo.

      • Ratilla o topillo agreste (Microtus agrestis): Generalista. En el área peninsular se distribuye únicamente por las áreas de clima eurosiberiano.

      • Ratilla o topillo campesino (Microtus arvalis): Zonas abiertas de la mitad norte peninsular.

    • Subgenero Terrestris:

      • Topillo pirenaico (Microtus gerbei): Zonas abiertas. En el área peninsular se distribuye únicamente por algunas zonas de la cornisa cantábrica pues su presencia se encuentra muy limitada por aspectos climatológicos.

      • Topillo lusitánico (Microtus lusitanicus): Especialista en suelos blandos del noroeste peninsular.

      • Topillo mediterráneo (Microtus duodecimcostatus): Especialista en suelos blandos. Se distribuye por casi toda la península (Sanz & Turon, 2017).

Mientras que los topillos (Subgenero terrestris), son animales que pasan la mayor parte de su vida bajo tierra, las ratillas son animales de hábitos superficiales que utilizan sus galerías únicamente para refugiarse, al igual que haría un ratón. Como consecuencia de estas diferencias etológicas, la diferenciación de sus galerías puede ser realmente sencilla:

Izquierda; Galería de ratilla. Derecha: Galería de topillo.

Arriba; Galería de ratilla. Abajo: Galería de topillo.

Muchas veces la gente se abruma a la hora de identificar una especie o un rastro dejado por esta, simplemente porque hay muchas especies. Pero sí las miramos con calma y atendemos a sus hábitos y áreas de distribución, la identificación puede llegar a ser realmente sencilla.

Si quieres aprender sobre la fauna silvestre matricúlate en el Curso Online de Especialista en Rastreo de Fauna Silvestre y su Aplicación en la Elaboración de Estudios, ponte en contacto con nosotros a través de info@eimaformacion.com o llámanos al 911 302 085.

Bibliografía

  • Román, J. (2019). Manual de identificación de cráneos de roedores de la península ibérica, baleares y canarias. Manuales Mastozoología. SECEM.

  • Turón, J. V. (2012). Huellas y señales de los micromamíferos ibéricos. Ediciones Muskari.

  • Sanz, B. (2017). Guía de los mamíferos terrestres de la península ibérica y baleares. Prames Ediciones.