RESTAURACIÓN ECOLÓGICA EN PISTAS DE ESQUÍ

Debido al Cambio Climático, muchas pistas de esquí dejan de ser productivas, siendo necesario la restauración del lugar por parte de técnicos. En la siguiente entrada de blog te contamos la importancia de restaurar estos lugares.

El Cambio Climático provoca grandes alteraciones en nuestra forma de vida. Esto es debido a que el ciclo de la tierra es como una gran red, donde si falla un eslabón, los demás componentes se ven afectados y/o modificados.

En la vida cotidiana, el aumento de unos cuantos grados puede provocar el cambio de nuestras tradiciones, como ir en la temporada de invierno a esquiar a una sierra cercana. En los últimos años, la acumulación de nieve ha dejo de estar presente en muchos lugares , como en zonas de montaña donde hace treinta años encontrábamos metros y metros de agua congelada.

Estas zonas que antes gozaban de personas que esquiaban por sus laderas, deben ser restauradas ecológicamente. La causa de esto se debe a que, se crea o no, la implantación de una construcción de estas características debe ser tomado como la realización de una obra civil. Cualquier tipo de edificación que conlleve movimiento de masas o un desbroce debe contener un plan de restauración ambiental al acabar con su uso.

Una vez que la pista de esquí se elimina, queda un gran territorio a suelo descubierto o con vegetación anual, poco protectora para el suelo y con  un valor ecológico escaso. La nieve no permite que la vegetación herbácea y arbórea se implemente, por lo que es necesario realizar una revegetación en la zona.

Aunque la vegetación aledaña puede aportar semillas a la zona de estudio, hay ciertos procesos que pueden acelerar la colonización de las especies autóctonas más cercanas, como las plantaciones, la siembra o la hidrosiembra en taludes.

Además, es necesario que se haga un estudio en detalle de la geomorfología del terreno. Durante años, la obra civil ha podido modificar la topografía de la zona y que la estabilidad del lugar no sea la más adecuada.