REWILDING – EL BISONTE EUROPEO

Es muy probable que hayas oído hablar sobre la reintroducción del bisonte europeo que se está realizando en nuestro país, pero ¿Por qué? ¿Cómo? ¿Para qué? ¿De verdad volveremos a tener bisontes en España? Te lo contamos en la siguiente entrada de Blog.

¿Por qué?

El motivo es simple, la renaturalización de nuestros montes, o dicho de otro modo, la restauración de los procesos naturales que existían en Iberia, antes de la intervención humana. De esta forma, la naturaleza puede volver a mantenerse por sí misma como lo hacía en tiempos remotos, sin necesidad del elevado esfuerzo económico que en la actualidad dedicamos a su mantenimiento.

La idea principal es la de reintroducir a los ingenieros del ecosistema que diseñaban los hábitat de nuestro país en un pasado relativamente reciente, como el bisonte, un herbívoro capaz de consumir más de 60 kg de materia vegetal al día, así como de convertir el más espeso zarzal en un hábitat mixto compuesto por plantas herbáceas, arbustos e incluso arboles. Los antiguos tarpanes (caballos primitivos que en el pasado se ocupaban de airear la tierra durante sus carreras al levantarla con las pezuñas, así como de compactarla al mismo tiempo gracias a su peso, aunque de un modo diferente al del bisonte) favorecía también la presencia de hábitat mixto. Los uros, enormes bóvidos primitivos que llegaban a pesar más de 1.000 kg, tenían un papel simple, la redistribución de los nutrientes del suelo mediante sus enormes excrementos, así como la compresión del suelo que yacía bajo sus pies.

Nuestros antepasados convivieron con todas estas especies, domesticando o favoreciendo la extinción de muchas de ellas. De hecho, sabemos que el tarpán europeo desapareció hace menos de 100 años, la presencia del uro debemos buscarlo algo más lejos pues su extinción sucedió hace casi 400 años.

¿Cómo van a recuperar las especies?

Los proyectos de reconstrucción de la megafauna europea comenzaron en los años 20 en los zoológicos de Múnich y Berlín, poco tiempo antes de la llegada de Hitler al poder. Según parece los directores de ambos zoológicos, los hermanos Heck, decidieron utilizar las leyes de Medel para devolver el ganado bovino a su aspecto primigenio, de esta forma podrían exponerlo en sus zoológicos y explicar a sus visitantes las diferencias entre los uros  y los bisontes.

Las críticas hacia este proyecto no tardaron en llegar, se decían principalmente dos cosas:

  • Que los hermanos Heck no se habían documentado suficiente sobre el aspecto de los uros originales.

  • Que aun existiendo parecido físico entre el bóvido de Heck y el uro, su base genética difería enormemente.

Los nuevos proyectos de reconstrucción actuales están teniendo muy en cuenta todos estos factores para la recreación del bóvido primigenio. Este hecho les ha permitido descubrir que los toros más parecidos a este animal, tanto morfológica como genéticamente, no son los bóvidos de Heck, sino las razas de ganado autóctonas de la península ibérica. La sayaguesa de Zamora, la tudanca de Cantabria, la limia gallega, la pajuna andaluza o la maronesa de Portugal, son los herederos directos del Uro.

Razas más cercanas genéticamente al uro

Razas más cercanas genéticamente al uro.
Fotografías: Wikimedia commons.
Infografía: Jorge Ortiz

En el caso de los tarpanes, también parece haber ocurrido algo similar, pues las razas actuales más emparentadas con estos son losino burgales, potokka euskera, el caballo de las retuertas de Doñana, el garrano galego y el asturcón.

Estas son las razas que están sosteniendo los proyectos de rewilding llevados a cabo en España, proyectos cuya única ambición es la permitir que las razas autóctonas de ganado campeen a sus anchas sin dueño, de la misma forma que lo haría un ciervo o un gamo (especie de la que debemos recordar que ni siquiera es autóctona de nuestro país), modificando el ecosistema de la misma forma que estos cérvidos lo hacen y sujetos a las mismas presiones selectivas que cualquier otro animal silvestre.

Razas más cercanas genéticamente al tarpán.

Razas más cercanas genéticamente al tarpán.
Fotografías: Wikimedia commons.
Infografía: Jorge Ortiz

¿Para qué?

¿Para qué? ¿No sería como el ganado domestico que ya tenemos en la actualidad? Sí y no, el ganado doméstico, por ley, debe pasar X meses anuales estabulado lejos del frío y de las inclemencias del tiempo. La ley también obliga que sea vacunado y que sea revisado cada cierto tiempo por un veterinario, todos estos factores no permiten que su vida sea similar a la de un animal silvestre y por lo tanto sus efectos sobre el ecosistema tampoco lo son.

Pero al margen de eso, aunque las funciones ecológicas del ganado actual fueran idénticas a las de un uro o un tarpán, la ganadería tradicional está disminuyendo. Es sostenida por subvenciones europeas con el objetivo de mantener los ecosistemas cumpliendo con sus funciones ecológicas, así como de servir de alimento en caso de necesidad. Es importante dejar claro que la idea no es sustituir la ganadería tradicional por animales renaturalizados, sino estar preparados por sí en el futuro se redujera el número de cabezas de ganado en régimen extensivo, pues sin el trabajo de estos animales, se incrementarían enormemente los problemas ecológicos.

¿De verdad volveremos a tener bisontes en España?

La respuesta es no. Hace menos de 100 años que el bisonte europeo se extinguió en la naturaleza, más tarde tuvo que ser reintroducido utilizando animales que permanecían en el interior de zoológicos. Hoy en día existen alrededor de 8.000 individuos, la mitad de ellos en Polonia y Bielorrusia, pero todos ellos son descendientes de los mismos 20 individuos y  esa escasa variabilidad genética los perseguirá para siempre. Son animales gregarios, lo que les hace más propensos a las epidemias, pues el contagio entre individuos se produce rápidamente. En España se intenta colaborar con el programa de cría en cautividad de bisontes que está llevando a cabo la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). De esta forma, en caso de que una enfermedad arrase con las poblaciones europeas tendremos pequeños núcleos poblacionales lejos del área de distribución natural donde la enfermedad no llegue, pudiendo salvar a la especie.

Pero todavía queda una pregunta, ¿por qué no reintroducen bisontes en España cuando a otros países sí? Porque ni siquiera está claro que el bisonte europeo haya vivido nunca en España. Parece ser que el bisonte que aparece en tantas pinturas rupestres al norte del rio Ebro no pertenece a la especie europea (Bison bonasus) sino a su precursor, el bisonte estepario (Bison priscus), una especie extinta durante el Pleistoceno cuando el clima y los paisajes ibéricos eran completamente diferentes a los actuales.

Si quieres aprender sobre la fauna silvestre matricúlate en el Curso Online de Especialista en Rastreo de Fauna Silvestre y su Aplicación en la Elaboración de Estudios, ponte en contacto con nosotros a través de info@eimaformacion.com o llámanos al 911 302 085.