El capítulo de Medidas preventivas y correctoras de un Estudio de Impacto Ambiental, es de especial relevancia debido a su capacidad para modificar el proyecto e incidir directamente y de forma positiva en la situación final del medio tras la ejecución del mismo.

El objetivo principal es definir aquellas medidas que en un determinado plazo -simultáneamente con la ejecución del proyecto, en la fase de operación o al finalizar el período de vida útil- se ponen en marcha para preservar las condiciones naturales del medio, a través de la reducción, eliminación o compensación de los efectos ambientales negativos significativos.

Para ello, existen tres tipos de medidas a tener en cuenta en el desarrollo del proyecto, para mitigar o compensar los efectos del mismo sobre el medio ambiente:

  • Medidas preventivas: evitan o mitigan las afecciones que se generarían por la construcción o explotación de un proyecto. Estas medidas evitarán la aparición del impacto o disminuirán su intensidad a priori, por lo que deberán adoptarse previamente a la aparición del mismo.

  • Medidas correctoras: corrigen un impacto para minimizar su gravedad o sus efectos. Son medidas para minimizar o corregir los impactos ya originados, para recuperar el estado inicial o, al menos, disminuir la magnitud del efecto.

  • Medidas compensatorias: dirigidas a compensar los efectos irreversibles y más significativos, en los que no es posible la aplicación de medidas correctoras. Son de especial aplicación para compensar efectos en espacios Red Natura 2000.

 

En el curso de Especialista en Evaluación de Impacto Ambiental de EIMA conocerás en profundidad las medidas preventivas, medidas correctoras y medidas compensatorias a emplear, y podrás aplicar todo lo aprendido en los casos prácticos planteados. Si estas interesado en este curso, ponte en contacto con nosotros en info@eimaformacion.com o llámanos al 911 302 085.